Consideraciones sobre la biopsia pediátrica

Las biopsias pediátricas de trasplante cardíaco se ven generalmente en hospitales pediátricos, o en instituciones que combinan programas pediátricos y para adultos. La biopsia endomiocárdica (BEM) pediátrica rutinaria de seguimiento es menos frecuente que los trasplantes de adultos. Si bien la información que se aplica a los casos pediátricos es la misma que hemos descrito para los casos de adultos, hay algunas características especiales a tener en cuenta que se tratan aquí.

Tamaño de la biopsia

Calcifications

Particularmente en trasplantes infantiles, el tamaño de las piezas de biopsia puede ser considerablemente menor que en el resto de la población pediátrica. Esto es el resultado del uso de bioptomos más pequeños debido al estrecho acceso vascular y al pequeño tamaño del corazón. Aun así, los casos pediátricos deben tener un mínimo de 3 piezas de tejido para su evaluación.

 

 

 

Impresión de aumento de celularidad

Los miocitos de corazones neonatales y pediátricos son significativamente más pequeños que los miocitos adolescentes y adultos. Por lo tanto, la relación núcleo/citoplasma es tal que las biopsias parecen significativamente más celular. Si usted está acostumbrado a la evaluación de biopsias de adultos, deberá tener en cuenta esta circunstancia, y buscar específicamente los linfocitos y no sólo un mayor N/C ratio. Además, las células endoteliales pediátricas pueden aparecer más prominentes y se destacan más en la biopsia. Una vez más, esto es algo a tener en cuenta en la población de esta edad.

Increased cellularity Increased cellularity Increased cellularity

Tasas de rechazo

En una de nuestras instituciones se observó que las tasas de rechazo en la población pediátrica (edad 1-18) fueron más o menos el doble de la población adulta. Uno de los mayores problemas era el cumplimiento de la medicación entre los pacientes trasplantados adolescentes. Una segunda causa potencial de esta tasa de rechazo en edad pediátrica es un sistema inmune más robusto en los niños que en los ancianos. Si usted nota que está diagnosticando una mayor tasa de rechazo entre la población infantil que en la población adulta, esto es razonable.

 

  • Pasar a casos de prueba.
  • Vuelta a artefactos.
  • El informe de patología debe ser conciso y estandarizado para transmitir eficientemente la información pertinente al profesional encargado (por lo general al cardiólogo). Un diagnóstico completo, además de la presencia o ausencia de rechazo, debe incluir el número de muestras analizadas, el número de fragmentos con lesiones de rechazo, la presencia de lesiones Quilty, así como cambios morfológicos relacionados con infección o con lesiones isquémicas.